Home-immediately access 800+ free online publications. Download CD3WD (680 Megabytes) and distribute it to the 3rd World. CD3WD is a 3rd World Development private-sector initiative, mastered by Software Developer Alex Weir and hosted by GNUveau_Networks (From globally distributed organizations, to supercomputers, to a small home server, if it's Linux, we know it.)ar.cn.de.en.es.fr.id.it.ph.po.ru.sw

Indice - Precedente - Siguiente


La preparación de la tierra para el cultivo


En las pequeñas explotaciones agrícolas, los métodos de preparación de la tierra para los cultivos de referencia pueden o no incluir la labranza (el trabajar del suelo con asadas, arados, u otro equipo) o la preparación de los semilleros (el aplanamiento de la tierra o la labor en caballones).

Métodos que no Incluyen ni la Labranza ni la Preparación de Semilleros

Bajo condiciones de agricultura migratoria, de poco manejo, o de terrenos muy escarpados o pedregosos, el terreno con frecuencia es limpiado por cortadura y/o quemadura, seguido por la abertura de huecos para las semillas con un palo de plantar o un asado. No se hace ningún esfuerzo de labrar el suelo o formar tipos específicos de semilleros.

Cortar, quemar, y sembrar: Este método es mas adaptable para suelos arenosos que son naturalmente sueltos o para otros suelos que se mantienen de buen surco (una condición suelta y desmoronada) por un baldío largo vegetativo que produce el humus (mantillo). Puede ser el único método practicable para los suelos pedregosos o los suelos de escarpamientos muy inclinados donde la labranza aceleraría la erosión.

Cortar, cubrir el suelo, y sembrar: Este método también es adaptable a las condiciones mencionadas anteriormente. La vegetación es cortada o matada con herbicidas y dejada sobre la superficie para formar una cobertura del suelo (una cobertura protegedora). Las semillas se pueden sembrar en la tierra o pueden ser tiradas al suelo antes de la cortada. La cobertura orgánica es valiosa para el control de la erosión y de las malezas, la conservación de la humedad del suelo, y la uniformidad de las temperaturas del suelo. El Instituto Internacional para la Agricultura Tropical (IIAT) ha encontrado que este sistema es muy beneficioso para el maíz y las arvejas de vaca y ha desarrollado dos tipos de sembradores manuales capaces de plantar la semilla dentro de la cobertura.

No hay nada fundamentalmente incorrecto con estos dos métodos. Pero en algunos casos la labranza y la preparación de semilleros pueden traer algunas ventadas importantes:

• Los suelos susceptibles a los problemas de drenaje causados por la topografía, las condiciones del suelo, o las altas lluvias frecuentemente requieren el uso de semilleros elevados para la producción exitosa de los cultivos (con la excepción del arroz).

• Si se necesita abonar con cal para corregir la acidez excesiva del suelo, tiene que ser muy bien mezclado en la primera capa del suelo de 15-20 cm de profundidad para ser completamente efectivo.

• Los abonos químicos que contienen el fósforo y el potasio y los abonos orgánicos deben ser introducidos dentro del suelo a varios centímetros para obtener la máxima eficacia. Bajo los métodos sin-labranza, se pueden aplicar correctamente usando una asada o un machete, pero es más trabajo. Los abonos químicos que contienen fósforo se aplican más eficientemente a los cultivos de referencia en una banda o tira 7.5-l0 cm honda que paralela el cultivo a 5-6 cm a un lado. Un surco de abono se puede hacer fácilmente con un arado de madera u otro equipo de tracción animal.

• La mayoría de sembradores de tracción animal o tractor requieren un semillero labrado para operar efectivamente. Hay excepciones, como los sembradores del IIAT.

Los Métodos que Usan la Labranza

La labranza refiere al uso de equipos de tracción animal o tractor, o de enseres de mano para trabajar el suelo en preparación para la siembra, y tiene cinco razones principales:

• Para quebrar y soltar la tierra para ayudar la germinación de las semillas, la emergencia de las plantas semilleros, y el crecimiento de las raíces.

• Para cortar y/c enterrar los residuos del cultivo anterior, asegurando que no interfieran con el cultivo nuevo.

• Para controlar las malas hierbas (el semillero ideal está completamente libre de malezas a la hora de la siembra).

• Para introducir (mezclar con el suelo) el cal y los abonos (los químicos o los orgánicos).

• Para formar la clase de semillero mejor adaptado al suelo, el clima y el cultivo específico (por ejemplo, los semilleros elevados, los trabajos en caballones, los semilleros planos.

La labranza principal se refiere a la primera rotura del suelo con el arado o con un una azada fuerte de excavación. La profundidad de la aradura normalmente varia entre 15-30 cm, dependiente del tipo de arado usado, su modo de tracción, y el mismo suelo. Por ejemplo, un arado de madera llevado por buey no tiene la capacidad de penetración de un arado de reja llevado por tractor, especialmente en suelos espesos.

La labranza secundaria se refiere a cualquier operación de labrado entre la aradura y la siembra para romper los terrones, matar las malezas, cortar basura, y allanar los semilleros. Por lo general se hace con algún tipo de rastrillo (un enser usado para pulverizar y allanar el suelo). La labranza secundaria es menos profunda que la principal y requiere menos fuerza. La labor en caballones, y la formación de semilleros elevados (la elaboración de caballones o semilleros para el cultivo) también se puede incluir en esta categoría.

Los Sistemas de Labranza de los Cultivos de Referencia

Los cultivos de referencia requieren los mismos sistemas básicos de labranza, pero éstos varían con el suelo específico, el equipo disponible, y la necesidad de introducir cal o abonos. Hay tres sistemas básicos de labranza, cada uno con ventajas y desventajas:

Arar (o azadonar)/Sembrar: Si son arados al nivel de humedad correcto, algunos suelos (especialmente los margosos y los arenosos) pueden ser adaptables al plantar con sembradora sin la labranza secundarla para romper los terrones. La mayoría de suelos se pueden sembrar a mano después de la aradura, puesto que el agricultor tiene mejor control sobre la profundidad de la semilla que cuando usa un sembrador mecánico. También puede mover los terrones grandes o desmoronarlos cuando camina por la hilera. Esta clase' de semillero áspero es ventajoso para el control de las malas hierbas porque los terrones no facilitan el crecimiento de las melosas. También favorece la penetración del agua y reduce el desagüe, Por otra parte, si los semilleros o los caballones se necesitan, éstos se pueden preparar con más facilidad si los terrones grandes son quebrados primero con una grada.

Arar/Gradar/Sembrar: Este es el sistema más común en que se usan los sembradores de tracción animal o tractor, si el suelo no se ha roto suficiente con la aradura. Si las condiciones del suelo son oportunas para el crecimiento de las malas hierbas, el suelo se debe gradar tan poco antes posible de la siembra para darle al cultivo una ventaja sobre las malezas.

La Labranza Mínima: Los agricultores con equipo de labranza llevados por tractor o animal pueden trabajar la tierra demasiado, especialmente con gradados repetidos para controlar las malas hierbas o romper los terrones. La matanza de un grupo de malas hierbas por medio de la labranza sólo estimula más crecimiento de hierbas porque mueve las semillas más cerca a la superficie. La labranza excesiva estimula la pérdida del humus y puede destruir la buena condición física del suelo por medio de la pulverización excesiva. El tráfico de máquinas, anímeles y pisadas también puede apisonar (compactar) el suelo, perjudicando el desagüe y el crecimiento de las raíces. La labranza jamás es excesiva cuando se usan enseres de mano en la preparación del suelo para los cultivos de referencia, por la cantidad de mano de obra que requeriría. Los métodos de cortar-y-quemar y cortar-ycubrir caen dentro la categoría de zero-labranza, igual a los métodos que usan sembradores mecánicos especialmente adaptados a plantar las semillas directamente dentro del suelo no-arado (comunes en los Estados Unidos). El sistema de arar/sembrar descrito en este párrafo o el arar y sembrar en un viaje del tractor son ejemplos de la labranza mínima. Los ahorros del equipo y combustible son ventajas donde se usan los tractores.

La Labranza y la Lisura del Semillero

El grado necesario de rotura de los terrones depende principalmente del tipo y tamaño de semilla y si se va a sembrar a mano o sembrar a máquina.

1. El tipo de semilla: El maíz, el mijo, y el sorgo son monocotiledóneas con plantas semilleros que emergen del suelo con una especie de espiga. Esto reduce la necesidad de un semillero libre de terrones. Los cacahuetes y las otras leguminosas son dicotiledóneas, y emergen en forma embotada, arrastrando a los dos lóbulos; éstas tienen más problemas con los terrones.

2. El tamaño de la semilla: Las semillas grandes tienen más fortaleza que las pequeñas, permitiendo que las plantas semilleros emerjan de semilleros asperos. Las semillas del maíz son monocotiledóneas grandes, lo cual les da muy buena capacidad de manejar los terrones. Los cacahuetes y las otras leguminosas son de semillas grandes, pero en este caso no es tanto la ventada porque son dicotiledóneas. Las semillas pequeñas del sorgo y especialmente del mijo son menos fuertes, pero ésto está balanceado por el hecho de que son monocotiledóneas. Las semillas pequeñas requieren una sembrada menos profunda, y este grado de precisión no es posible con sembradores mecánicos en suelos asperos .

3. Los agricultores pueden manejar los semilleros si siembran a mano. Así tienen más control sobre la profundidad y pueden mover los terrones grandes. Además, es muy común en la sembrada a mano plantar varias semillas en cada hueco, lo cual les da mejor oportunidad de brotar.

Los suelos arcillosos, especialmente esos bajos en humus, frecuentemente quedan más llenos de terrones después del arado que los margosos o los arenosos. Por lo general la aradura se hace al final de la estación seca, cuando los suelos están muy secos, lo cual aumenta el problema. La lluvia después de la aradura puede reducir los problemas de terrones en algunos suelos porque rompe los terrones.

La Profundidad de la Labranza

Una profundidad de aradura entre 15-20 cm generalmente es adecuada, y pocas veces hay ventaja en arar con más profundidad. De hecho, la aradura menos profunda frecuentemente se recomienda para las áreas de pocas lluvias como el Sahel para conservar la humedad.

En algunos sitios, unos arados de subsuelo de tractor (una asta larga y angosta que penetra el suelo hasta 60 cm) se usan para tratar de romper las capas duras profundas (capas comprimidas). Los resultados son mediocres o ineficaces, según la clase de capa dura; ésas que consisten de una capa densa de arcilla vuelven a pegarse dentro de poco tiempo.

Entre el 65-80 por ciento de las raíces de los cultivos de referencia se encuentran en la capa arable, porque esta capa es más fértil (debido en parte a su contenido más alto de materia orgánica) y menos consolidada que el sub-suelo. A pesar de ésto, las raíces que llegan a penetrar el sub-suelo pueden utilizar las valiosas reservas de humedad, lo que hace una diferencia critica durante una sequía. El abono adecuado de la capa arable fomenta el desarrollo de raíces a niveles más profundos. Por otra parte, el desagüe inadecuado y la acidez excesiva en el subsuelo pueden dificultar o prevenir la penetración de las raíces.

El Manejo de los Residuos de la Cosecha

Hay tres maneras básicas de manejar los residuos del cultivo anterior (los tallos, las hojas, y las ramas) cuando se prepara el terreno: quemar, enterrar, y cubrir:

1. Quemar - Esto destruye la materia orgánica de los residuos, pero a veces es la única solución practicable en casos donde falta la maquinarla adecuada o donde hay poco tiempo para la operación.

2. Enterrar - El cortar de los residuos con una grada de discos o una cuchilla y luego el arar de éstos para introducirlos dentro del suelo es una práctica común en la agricultura mecanizada.

3. Cubrir el suelo - Cortar los residuos y dejarlos encima del suelo tiene unas ventajas como la reducción de la erosión causada por las lluvias y los vientos, tanto como la reducción de las pérdidas de humedad por medio de la evaporación. No obstante, hay dos desventajas a la cobertura del suelo que se deben considerar:

• Los residuos se dejan en el superficie pueden interferir con la operación de la maquinaria como los sembradores, los arados, y las escardaderas, los cuales se pueden trabar.

• El cubrir del suelo no es recomendado para los cacahuetes, especialmente en las regiones húmedas, puesto que son muy susceptibles al añublo sureño (Sclerotium rolfsii) que puede incubarse sobre los residuos de cualquier clase de planta.

La Tracción Animal Contra la Fuerza del Tractor: Algunas Consideraciones para el Pequeño Agricultor

En los países en desarrollo, la fuerza del tractor y su equipo está generalmente limitada a las grandes explotaciones agrícolas y a las áreas donde los costes de la mano de obra son altos. La inversión grande, los costes de combustible y reparaciones, y los requerimientos de mantenimiento todos van contra la compra de esta maquinaria por los pequeños agricultores. Las partes de repuesto y las reparaciones comunmente hacen falta, con el resultado que una avería puede ser un desastre. Una investigación del ISCRASAT sobre la economía de los tractores de tamaño estándar en India dio nuevas muestras que éstos no aumentan significativamente los rendimientos, la densidad de cultivos, el uso del tiempo o los rendimientos brutos por hectárea. El dinero con frecuencia se puede gastar más efectivamente en equipo de tracción de animales, semillas mejoradas, abonos, y otros materiales de altos rendimientos.

A pesar de ésto, hay dos situaciones donde la fuerza del tractor se puede Justificar:

• El equipo llevado por animal a veces no es suficiente para los requerimientos de producción del agricultor intermedio que tiene como 5-20 ha de terreno. En este caso, equipo de poco caballo de fuerza es muy apropiado. El programa de sistemas agrícolas del Instituto Internacional para la Agricultura Tropical (IIAT) ha creado un equipo de múltiples-usos con motor de gasolina de 5 caballos de fuerza que puede plantar los cultivos con un sembrador mecánico de dos hileras, llevar 500 kg en un coche de remolque, y convertirse en un tractor manual para la labranza rotatoria, la labor en caballones, el cortado de vegetación, y el arado de campos de arroz. Varios manufactureros han desarrollado otros tipos semejantes de equipo de poco caballo de fuerza.

• El pequeño agricultor a voces puede beneficiar del alquiler de trabajos de tractores cuando los necesita en períodos de auge en que su fuerza laboral normal no puede cumplir con la demanda.

El Equipo de Labranza Básico para la Aradura y el Gradar

Los enseres de mano: Las azadas fuertes de excavación pueden ser muy efectivas para las áreas pequeñas. En Kenya, por ejemplo, casi todos los pequeños terrenos se preparan de esta manera, aunque una familia no puede manejar mas de 0.5 ha con este método. En un clima húmedo-seco, la mayoría de las preparaciónes se hacen cuando el suelo está duro y seco, lo cual impone obstáculos adicionales para los enseres de mano. Algunos servicios de extensión recomiendan que la tierra se prepare al final de la estación de lluvias anterior, antes de que se seque el suelo. Pero ésto no siempre es posible a causa de los cultivos que están todavía en el campo.

El arado de madera: Existen diseños de arados de madera desde hace siglos. Con frecuencia son de tracción animal, y algunos tienen una punta de metal. No invierten el suelo ni entierran los residuos del cultivo sino que abren zanjas. Su eficacia depende mucho del tipo de suelo y el contenido en agua. Los surcos que hacen también pueden servir de zanjas para las semillas y los abonos.

El arado de reja: Este es el arado ideal para invertir las hierbas, los cultivos de abonos verdes, y los residuos de cultivos espesos como los tallos cortados del maíz. También entierra las semillas de las malas hierbas con más profundidad y daña las malezas vivaces más que otro equipo. Los arados de reja se encuentran en modelos para ser llevados por caballo usualmente sólo una base y modelos de tractor (por lo general de dos a seis bases). Según el tamaño del arado (el ancho de las vertederas vistas desde la parte delantera y la parte trasera) y la condición del suelo, penetran entre 15-22 cm.

Una azada fuerte de excavaciones

Un tipo común de arado de madera. La mayoría tienen puntas de metal para reducir el desgaste.

Un arado de reja. La sección de las vertederas está redonda para que invierta el pedazo de suelo que es cortado por la reja.

Si no tienen un mecanismo de desenganche de resorte los arados de reja no manejan bien los suelos pedregosos. No están tan bien adaptados a los lugares secos como las gradas de discos. También encuentran problemas en suelos arcillosos pegajosos y pueden formar una capa dura (una capa delgada comprimida que puede impedir el crecimiento de las raíces) si se usa a la misma profundidad año tras año.

La grada de discos: Es mejor adaptada que el arado de reja a los suelos duros, arcillosos, pedregosos, o pegajosos, pero no entierra los residuos con la misma eficiencia. Esto es una ventaja en las áreas más secas donde los residuos en la superficie reducen la erosión por vientos y lluvias y aminoran la evaporación de la humedad. Las gradas de discos no se recomiendan para tierras del cultivo del cacahuete donde existe el problema del añublo sureño, porque los residuos guardan las esporas. Tampoco hacen un trabajo eficaz de invertir la césped. Las gradas de discos se encuentran principalmente en modelos llevados por tractor. En comparación a los arados de reja, tienen menos tendencia de formar una capa dura si se usan al mismo nivel año tras año.

Los Arados de Caballones (Los arados "Listar" o "abrezanjas"). Estos funcionan a base de una vertedera de dos lados que tira el suelo en dos direcciones. As! produce una serle de zanjas (surcos) y caballones alternantes cuando se pasa por un campo. Según el clima y el suelo, el cultivo se siembra dentro del surco (en las áreas de poca lluvia donde no hay problemas drenaje) o encima de los caballones (en las áreas de lluvias copiosas o esas que tienen problemas con el drenaje). Este tipo de sembrado en surcos es ventajoso en las áreas más secas para los cultivos de cereales, porque conserva la humedad. La tierra es tirada en la hilera más tarde en el periodo para controlar la maleza, y ésto también hunde las raíces a un nivel más profundo del suelo, donde la humedad es más adecuada. Pero esta clase de sembrado no se recomienda para los cacahuetes y frecuentemente tampoco para los frijoles por el problema de las pudriciones de las raíces y de los tallos.

Un arado de caballones "lister" o abrezanjas para formar semilleros elevados o caballones

Una fresadora agrícola o rotatoria. Note las rejas rotatorias debajo de la capota detrás de las ruedas

Las Fresadoras (rotatorias):

Estas son asequibles en modelos de tractor. Pulverizan completamente el suelo y entierran parcialmente los residuos de cultivos. Los modelos de gran potencia se pueden usar para una labranza completa en un paso. Las desventajas son que los requerimientos de fuerza son muy altos y es muy fácil de trabajar el suelo demasiado con este equipo. De hecho, las fresadoras agrícolas hacen un trabajo demasiado completo de preparación de semilleros en relación a lo que se necesita para los cultivos de referencia y son mejores para los cultivos de vegetales.

La Grada de Discos: Las gradas de discos por lo general se usan después de la aradura para romper los terrones, controlar las malas hierbas, y allanar el suelo antes de la siembra. También se usan para cortar los trozos de residuos antes de la aradura (especialmente si se va a usar un arado de reja o una grada de discos), pero los modelos de más potencia con discos recortados (discos con grandes endentaduras) son los más efectivos para este fin. Existen dos modelos, los llevados por animal y los llevados por tractor, pero son costosos y susceptibles a fallos de los rodamientos si no son lubricados con regularidad. Las versiones grandes de gran potencia llevados por tractor con frecuencia se llaman arados de Roma y a veces se pueden usar de sustitutos por el arado. El grupo de discos están descentrados en la dirección de la carrera para que puedan cortar, tirar, y aflojar la capa superior de 7.5-15 cm del suelo pero comprimir la capa más baja. El gradar repitido del campo antes de la siembra puede dejarlo más duro que antes de la operación si se hace cuando el suelo esté húmedo.

Dos modelos de la grada de espigas.

Las Gradas de Espigas: Estas consisten de una armadura de metal o de madera tachonada con espigas; se le añade peso adicional con piedras o leñas para un efecto máximo. Se usan para allanar el semillero y romper los terrones (según el contenido correcto de humedad), y son especialmente adaptadas para matar las plántalas de las hierbas malas que emergen antes de la siembra. Las gradas de espigas están hechas de varios anchos y se clasifican según el peso y el largo de los dientes. En algunos caso, este tipo de grada se puede usar en el campo sembrado desde unos días, después de la siembra hasta que las plantas semilleros lleguen a unos pocos centímetros de altura, para controlar las hierbas malas o desmoronar el suelo duro. Las gradas de dientes se traban si hay residuos en el suelo.

Las gradas de dientes flexibles: Estas gradas tienen dientes hechos de acero de resorte que excavan, levantan y aflojan la capa superior de 7.5-10.0 cm del suelo, rompen los terrones, y allanan el semillero. No son adaptables a suelos duros o sucios pero manejan bien las piedras.

Las Escardaderas de Campo: Estas son semejantes en apariencia a los arados de cincel (o arados de subsuelo), pero no son tan pesados. Se pueden usar para la labranza inicial en los suelos de poca resistencia, pero generalmente se usan como equipo de labranza secundaria para el control de las malas hierbas. La mayoría de los modelos son para uso con tractores. (Informes adicionales sobre el uso de equipo de tracción animal se encuentra el Animal Traction, Cuerpo de Paz, Tecnologías Apropiadas para el Desarrollo, Manuales Serie #12, por Peter Watson, 1981.)

La Forma del Semillero

La forma mejor del semillero depende más del clima y el suelo que del cultivo de referencia particular.

Los Semilleros Planos: Esta forma se usa donde la humedad del suelo es adecuada para el crecimiento de los cultivos y donde no hay problemas con el drenaje. Bajo tales condiciones, los cultivos de referencia con frecuencia se siembran en un semillero plano y después son "aporcados" con tierra (el suelo es movido a la hilera y amontonado alrededor de las plantas) a medida que progresa la estación, para controlar las malas hierbas dentro de las hileras, proveer apoyo, y mejorar el drenaje. Esta práctica no se recomienda para los cacahuetes en las áreas calientes y húmedas donde las pudriciones de las raíces son un problema.

Los Semilleros Elevados (Caballones o Semilleros): Bajo condiciones de lluvias copiosas y/o drenaje inadecuado, los cultivos de referencia normalmente se siembran sobre caballones o semilleros elevados para que no se mojen "los pies". Esto también ayuda a reducir las plagas del suelo como las pudriciones de los tallos y ayuda a controlar la erosión por agua si los caballones están formados en contorno. La infiltración de agua es ayudada y el desagüe reducido. Además, la siembra en caballones facilita el uso de equipo de excavación para la cosecha de los cacahuetes. En fin, este sistema provee una capa arable mas profunda para el crecimiento del cultivo. La desventaja principal de la sembradura en caballones es la pérdida acelerada de humedad de los caballones - lo cual normalmente no es un problema serlo en los sitios húmedos excepto durante las temporadas secas. En las áreas más secas, la cubertura del suelo es beneficiosa. En las regiones donde la estación de lluvias comienza lentamente, los cultivos se pueden cultivar en semilleros planos y después aporcados a medida que las lluvias aumentan. El regado en surcos siempre requiere la siembra en caballones.

Un cultivo de frijoles en semillero elevado.

El allanamiento del suelo con un enser de aplamiento formado de una tabla pesada.

La siembra en surcos: Bajo condiciones de poca lluvia o suelos de poca retención de humedad (por ejemplo, los suelos arenosos), los cultivos con frecuencia se siembran en el surco en el centro de los caballones donde hay más humedad. Después se puede echar más tierra en los surcos para controlar las malezas y mejorar el drenaje (si la lluvia aumenta). Este tipo de sembrado hundido no se recomienda para los cacahuetes en las áreas húmedas, porque fomenta la pudrición de raíces y tallos, especialmente si la tierra es echada en el surco.

Nota: Los agricultores locales por lo general tienen bastante experiencia con la preparación de semilleros, cuide de no interferir con los métodos tradicionales sin primero considerar todos los aspectos y hacer unas pruebas.

Los Equipos para la Preparación de Semilleros

Los semilleros planos usualmente no requieren esfuerzos especiales más que la aradura y posiblemente el gradar. Si se requiere más aplanamiento del suelo el pequeño agricultor sin acaso a los equipos especiales de aplanamiento llevados por tractor puede hacer un trabajo satisfactorio arrastrando por el campo una tabla pesada llevada por un animal de carga.

Los caballones o los semilleros elevados - se pueden hacer con las azadas de excavación, los arados especiales de caballones (vea la sección sobre los equipos para la labranza) o los arados "listar" o abrezanjas llevados por tractor (discos rotatorios formados de angulos opuestos para echar la tierra y formar los semilleros) El cultivo se puede sembrar encima de los caballones o dentro de los surcos, según el suelo y el clima.


Indice - Precedente - Siguiente